Se acaba mi primer año

Ha llegado el último día de colegio, estoy a punto de empezar las vacaciones y se cierra el ciclo de mi primer año de vida en Dubai. Ha sido un año difícil, no lo voy a negar. Pero con alegrías, recompensas y mucho, mucho aprendizaje



Cuando hablo con otros extranjeros aquí tengo a ratos la sensación de hablar de la maternidad.
Es como cuando nació mi hija mayor: mucha gente te dice que es maravilloso, que no tuvieron ningún problema. Pero también, como con la maternidad, cada vez encuentro más gente que se sincera y te dice que "sí, el primer año lo pasé muy mal". 

Los primeros meses, más si llegas para el principio del curso escolar, te encuentras con un calor y una humedad brutales. 

Y te das de cara con una sorpresa de la que nadie te advirtió... Que el shock cultural no es sólo el que te enfrentas por haberte mudado a en un país árabe y musulmán donde la opulencia campa a sus anchas. Te encuentras también con el chofer (larga historia) indio, la secretaria, enfermera y la señora que limpia tu casa que son filipinas, el jardinero paquistaní, la profesora del colegio de tu hijo que es escocesa, sin contar con tu vecina francesa y los padres del cole australianos. Todo esto contigo recién llegada y muerta de calor. Creyendo que por haber sido profesora de inglés muchos años entenderás todo, para darte cuenta de que existen aquí mil maneras de hablar y muchos gestos que no habías visto en tu vida.



Las calles te resultan extrañas y te descoloca la manera de manejar/conducir de la gente. Estás subida a un coche tres veces el tamaño del que tenías antes, tratando de perder el miedo a ir por la calle residencial a 70 kilómetros por hora. A ratos con la sensación de que si sigues más allá de la zona que conoces puedes caerte a un abismo, como en los mapas de antes de Colón.



Pero poco a poco vas encontrando tu lugar. Empiezas a entender que lo mejor es hablar usando el inglés más simple que puedas encontrar. Olvidarte lo que son las conjugaciones. Aprender a descifrar lo que te dicen según el contexto o la cara con la que te lo dicen. 


Aprendes a sobrellevar que no estás muy contenta con la guardería que elegiste para tu hijo, pero que tienes que poner buena cara para que él esté tranquilo y vaya feliz. 

Y empiezas a apreciar a la gente que tienes alrededor. A las profesoras maravillosas de ese lugar que no te terminaba de convencer. A qué tienes una ayuda en casa que en tu país seguro no tendrías. Te haces amiga de la madre pakistaní del cole, esa que nunca creíste que congeniaría contigo, sólo porque va vestida de negro de pies a cabeza. Y agradeces tener de vecina a esa chica argentina a la que puedes pedirle huevos o un médico con la misma facilidad.

Y, sobre todo, después de varios meses de estar preocupada por darle estabilidad al resto de la familia, empiezas a encontrar tu lugar. A hacer amigos. A ir al gimnasio. A disfrutar de que estás en una ciudad en la que puedes ir a la playa cada vez que quieres. A hacer paseos. Descubres que hay rincones interesantes que conocer que no aparecen en las guías turísticas clásicas.

Te das cuenta de que pese a la distancia, quien realmente te apoya es, como siempre la familia. Los abuelos que entretienen a los niños por skype mientras tú preparas la cena. Y se agradecen las visitas. Pese a que muchos amigos prometieron venir, los que lo han hecho de verdad (y varias veces) es la familia. Incluso ese suegro, que en 10 años en España vino tres veces a vernos, se sube al avión para venir a Dubái dos veces en menos de un año. Se agradece la compañía y el apoyo en esta transición.

Poco a poco, lento pero seguro, uno se va acostumbrando. El Adhan (llamada al rezo), que al principio me resultaba invasivo, se ha convertido en un sonido de fondo que casi no noto. 

La ruta al colegio, al tenis, a casa de amigos, se ha vuelto automática y si el de adelante mío va a 50km/h me desespero como cualquier otro "local". Y, aunque el calor lo sigo sin aguantar, he podido apreciar la ventaja de empezar a ponerte zapato cerrado recién en diciembre. 

Termino este año escolar pudiendo decir que lo he superado. Y que estoy lista y hasta ansiosa esperando a que empiece el siguiente. 





So the school year has come to an end and, since I am leaving tomorrow on holidays, I can say my first year in Dubai is officially over. It has been a tough first year, I won't deny that. But it has also been a year of great learning and happiness. 

Arriving with the heat was not great. Nor was the fact that nobody had prepared me for the real culture shock that one has to face. Not only do you have to accept the fact that you are now living in an arab, muslim country, but you have to learn to live with people from so many other countries: the indian driver, the philipino cleaning lady, the scottish teacher and your french neighbor. 

But little by little you start getting used to everything, and after some time of worrying about settling in the family, you start finding your own place: going to the gym, making friends, finding new trails that are not on the typical tourist guides. 

And, of course, you get a lot of help from your family abroad, who entertain the kids over Skype while you make dinner. Or come to visit more than you thought they would. 

The heat is still difficult for me, but I have been able to get used to things and actually enjoy them. I am already looking forward to the start of the next school year!

you might also like

Confesiones de expat

10 comentarios:

  1. Uru como siempre excelente tu post, cuando te leo, me da la sensación que lo estoy viendo en vivo y en directo, eso me gusta. Felicitaciones y para adelante eres un éxito.

    ResponderEliminar
  2. Uru como siempre excelente tu post, cuando te leo, me da la sensación que lo estoy viendo en vivo y en directo, eso me gusta. Felicitaciones y para adelante eres un éxito.

    ResponderEliminar
  3. Hola.
    Leer tu post y saber que se necesitan más de varios meses para aprender a reconocer la ciudad, sentirse acogida, entablar nuevas amistades me hace sentir que aún necesito mucho más tiempo. Vengo de un pais tropical y llevo 2 meses en Dubai ha sido duro para mi cambiar toda vida y dejar todo para empezar. Paso La gran mayoría del tiempo en el apartamento porque aun no estoy trabajando, el verano es bien fuerte y en Ramadán todo es diferente.
    Como dices tu paso A paso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mary, como puse aquí, hay gente que dice que no le costó nada adaptarse. En mi experiencia se necesita algunos meses de aterrizaje. Los primeros son de shock y desubicación. Y el calor y el Ramadán no ayudan. Pero ya verás como cuando empiece a bajar el calor y la humedad y te hayas ido acostumbrando a estar en un lugar tan distinto, empezarás a estar mejor. Ánimo y poco a poco!

      Eliminar
  4. Hola!
    Yo te entiendo muy bien y tu entiendes mis miedos y mis inseguridades si me tengo que volver a mudar. Siempre digo que yo necesito al menos un ańo para adaptarme a cualquier lugar, vivir las cuatro(o dos) estaciones, las plantas que me dan alergia, la comida...El que diga que lo hace enseguida no sé.
    Me alegro que lo hayas superado tan bien(un ańo ya???) y me parece que te está sentando estupendamente.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola! Me ha encantado el post y como has descrito todas las etapas por las que pasa un expatriado.
    Por mi experiencia como Expat Coach, todas esas fases son muy necesarias. Aunque es cierto que cada expatriación es un mundo, saber identificarlas es un maravilloso comienzo para vivir y disfrutar de la experiencia.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Te aseguro que me habría encantado ir a verte. Espero que sea más pronto que tarde.
    Para mi primo el primer año también fue duro, pero al final le han cogiro gusto a vivir en Dubai.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa!!! Has sobrevivido y creo que poco a poco te has adaptado al medio, no tiene nada que ver tus frases cuando marchaste y los primeros meses con las frases que te leo últimamente, espero que nos veamos hay que hacer un hueco para abrazarte y darte fuerzas para el año siguiente
    Un besazo aqui te esperamos impacientes

    ResponderEliminar
  8. Solo las valientes son capaces de mejorar con los cambios, el tuyo ha sido muy grande, porque tu eres muy grande!!!

    ResponderEliminar
  9. hola! un placer saludarte desde argentina, estas buhas aman el chocolate, nos gusta todo lo que posteas, eres un soplido de aire fresco. te esperamos en la morada del buho lector, si lo deseas, agradecidas de tu visita.nos quedamos contigo. un beso porteño.

    ResponderEliminar

Soy Ursula

Y me gusta el chocolate, la risa de mis hijos y disfrutar del mar.
Crecí inmigrante y ahora soy expatriada en Dubái.