Mis imprescindibles de Dubái

Tengo en este momento en casa a unos amigos que han venido de Madrid. La próxima semana llega Mónica, mi amiga del blog Desmadreando y unos días después Almu, de Accross my Universe. Y estas tres visitas me han hecho pensar que a este blog le falta un post sobre mis imprescindibles cuando haces turismo en Dubái.

Para empezar, te cuento que si quieres hacerte una idea de la ciudad en general y tienes un presupuesto más relajado, puedes hacer un paseo en los buses turísticos que dan una vuelta a la ciudad como el Hop on Hop off, o el Big Bus, que recorren la ciudad y te permiten, como en otras partes, subir y bajar varias veces durante el día. Si tienes un presupuesto más ajustado y eres un poco más aventurero, te recomiendo coger el metro. No llega a todas partes, pero tiene la ventaja de que, no sólo podrás ir a algunos lugares a donde necesites ir, si no que además podrás ver más de cerca de la gente que vive en la ciudad. Para moverte por la ciudad también puedes usar Uber (más recomendable que un taxi) y la aplicación de aquí, Careem.

Ahora bien, para empezar con las visitas, un clásico que encuentras en todas las guías, pero al cual tengo un cariño especial (ya que viví ahí cuando vine a buscar casa y cole), es el Dubai Mall, que es el centro comercial más grande del mundo. Me gusta especialmente el acuario (que puedes visitar por dentro también, y donde puedes incluso bucear), el dinosaurio (sí, ¡hay un dinosaurio dentro del centro comercial!), la pista de patinaje sobre hielo (a la que voy con frecuencia) y una cascada de agua bastante impresionante. Además, en el mall está la entrada para visitar el Burj Khalifa; que es, de momento, el edificio más alto del mundo. Tienes la opción de subir a dos alturas diferentes (a distinto precio cada una, claro está), y, por supuesto, podrás disfrutar de unas vistas espectaculares con las que puedes hacerte una idea, desde arriba, de lo extensa que es la ciudad. 



Dentro del mismo paseo te encuentras con mi clásico favorito de aquí: el espectáculo de las fuentes (Dubai water fountains). Puedes verlas desde el nivel de la calle, pero a veces hay mucha gente y no se aprecian tan bien como se lo merecen. Yo siempre prefiero cenar en uno de los restaurantes de la zona, desde los que tienes buenas vistas y a casi nadie delante de ti. Además, así puedes ver varios espectáculos, que son cada media hora, (desde las 6.00pm hasta las 11.00pm). Lo mejor son los restaurantes que están dentro del Dubai mall, pero que no aceptan reserva, como el TGI Fridays (en la segunda planta), o Joe´s café y Third avenue café (en la primera). Como restaurantes que aceptan reserva, mi favorito es uno de comida libanesa, Abd el Wahab, en el Souk Al-Bahar, que está frente al Dubai mall. Si llamas recuerda pedir terraza.

Otro plan que no puedes perderte es el de ir al desierto. Hay distintas posibilidades: puedes ir a pasar el día o a hacer una noche en algún sitio. Mi preferido, en realidad, es la visita que organiza la gente de Unseen Trails al Dubai DesertConservation Reserve. El lugar es precioso, está limpio (cosa que no se puede decir siempre del desierto), y tiene una reserva de animales que por lo general te será más difícil ver en áreas no protegidas. Además, los guías son unos entrenadores de halcones, que te hacen una demostración del vuelo de esa y otras aves. Ves el amanecer con ellos, y tomas un rico desayuno típico en plan picnic. La ventaja que tiene este tour frente a otros que van a esta reserva, es que ellos no hacen “dune-bashing” (subir y bajar dunas a lo loco en un 4x4), cosa que se agradece si vas con niños o personas mayores.


Si te gusta la fotografía, los otros tours organizados por Unseen trails seguro que te interesan. Entra en su página y mira. Yo he hecho con ellos una visita al mercado de pescados, y un paseo para el Iftar, durante el Ramadán y son de las mejores experiencias que he vivido aquí hasta ahora. 

La parte gastronómica de estos paseos está organizada por Frying Pan Adventures, que hace, también, otras visitas alrededor de la comida, sin tener en cuenta el lado fotográfico (aunque puedes hacer fotos, claro está). Lo que más me gusta de esta “agencia de turismo” es que te sacarán de la ruta tradicional o más conocida de la ciudad. Con ellos puedes probar platos del medio oriente, o la India, por ejemplo, en pequeños restaurantes un poco perdidos. Sus paseos son usualmente en el barrio de Deira, e implican caminar por zonas por las que seguramente no te aventurarías solo, más que nada por falta de conocimiento. Además, Arva, la dueña de la empresa, y su equipo, son amabilísimos y conocen muy bien la zona y de lo que te están hablando (diles que vas recomendado por Ursula). El único defecto que podría encontrarle es que sus paseos son sólo en inglés.

Por lo tanto, si vienes a Dubai y sólo hablas español, te recomiendo a María Tello y su agencia, Passion Dubai Tours. Aunque no he tenido el gusto de conocerla ni usar sus servicios, sí la he visto recomendada muchísimas veces y la gente habla muy bien de ella.

Dubái es una ciudad bastante moderna y de construcción reciente, y, aunque hay algunos sitios arqueológicos (hasta a mí me han sorprendido), no tiene una zona realmente histórica antigua. Aún así, hay una zona un poco tradicional, que se llama Bastakia, con edificios de construcción árabe más clásica; con torres de viento, etc. Aquí encuentras el Museo de Dubái, así como el centro Sheikh Mohamed de comprensión cultural (Sheikh Mohamed Centerfor cultural understanding), donde organizan comidas (tienes que reservar por internet) en las que te dan una charla sobre los Emiratos, la religión, y sus costumbres.


Junto a esta zona tienes cosas más “turísticas” clásicas como los souks o mercados tradicionales. Mi favorito es el Gold Souk (o Souk de oro), y lo mejor es hacer una visita a uno de ellos (el textil, por ejemplo, cerca del Museo de Dubái), y cruzar el Creek (río) en un Avra, o barquito tradicional, para ir a los otros dos souk, el de especias y el de oro.



Si quieres conocer por dentro una mezquita, tienes tres a las cuales puedes acceder, ya que no está permitido entrar a una si no eres musulmán. Una de ellas está junto al Sheikh Mohamed Center for Cultural understanding. La otra es la JumeirahMosque (o mezquita de Jumeirah), sobre Jumeirah Beach road, para la cual debes reservar si quieres hacer una visita, y la Al Farooq Omar Bin Al KhattabMosque, en el barrio de Al Safa, que no necesita reserva. Recuerda que no está permitida la entrada a ninguna mezquita el día viernes.

Tengo, claro está, muchos otros lugares que yo no me perdería de Dubái, pero creo que para empezar no está mal, ¿no? Espero que te sirva esta información y que, si vienes por aquí, lo disfrutes mucho. No tengas miedo de explorar, que hay mucho, muchísimo que ver y descubrir. 

you might also like

Turismo

2 comentarios:

  1. unseen trails, qué guay, debería de haber un grupo así en cada ciudad.

    ResponderEliminar
  2. estás hecha toda una dubailonga!

    ResponderEliminar

Soy Ursula

Y me gusta el chocolate, la risa de mis hijos y disfrutar del mar.
Crecí inmigrante y ahora soy expatriada en Dubái.