“El gol se está haciendo viejo”

560
“El gol se está haciendo viejo”

Paco Palencia (México, 1973) jugó solamente una campaña en España, la 2000-01, en el RCD Espanyol, donde fue un jugador complementario en ataque para Raúl Tamudo, aunque dejó una huella perenne. No tanto como su legado en México. Jugó en Cruz Azul, Chivas y Pumas durante 17 campañas. En la selección nacional actuó 80 partidos y marcó 12 tantos. Como entrenador, dirigió un año y medio a Pumas, rival del FC Barcelona este domingo en el Trofeo Joan Gamper. Amigo personal de Rafa Márquez, delantero empedernido, espera otro reto mientras reflexiona con AS sobre fútbol. “Si estás igual que cuando jugabas”, le dice el fotógrafo Joan Monfort. Palencia se cuida y habla del fútbol y la edad. El correr de los tiempos.

-¿Cómo presentaría a Pumas?

-Es un club grande que tiene una alta presión por ser campeón, pero al mismo tiempo es una academia que forma muchos jugadores. Esa combinación no es fácil. Cuando fui jugador se juntaron ambas cosas muy bien y fuimos sólidos. Ahora no le ha ido mal, llevan tres finales perdidas. Cuentan con fichajes importantes, como la renovación con el fichaje estrella de Alves. Creo que va a ser un año bueno para ellos. Los equipos campeones resultan gracias a esta combinación. Ante el Barça será un buen partido. Los Pumas son agresivos, verticales y quieren atacar rápido. Será una batalla entre un juego posicional y otro más veloz. Eso a la afición le gustará.

Habla de la cantera, ¿es un nexo común entre Pumas y Barcelona?

Es una filosofía que tienen en Pumas. Hay otro club como Atlas que también saca jugadores, pero últimamente ha comprado bastante. No la siguió de manera cabal. Pumas, como el Athletic Club, han sacado canteranos. Son equipos grandes que siguen esa filosofía. Chivas hace lo mismo. Cuando sale un mexicano bueno se abre la puerta europea y se va. La cantera de Chivas y de Pumas trabajan mucho y la llevan poco a poco. Y luego también son vendedores. El círculo no se detiene. El Barcelona es similar a Pumas, o el Espanyol, ambos necesitan sacar jugadores de abajo. El mercado pone a los jugadores por encima de su valor.

Escudo/Bandera equipo

-Usted lo vivió cuando entrenó a Pumas, aunque pocos fichajes tuvo…

-No me quejo. Lo pasé muy bien el año y medio en el que estuve. Pero me tocó una época en la que la directiva debía solventar un asunto económico. Destinaron ese dinero en hacer la ciudad deportiva, que está preciosa. Allí le llamamos cantera. Tiene de todo, comedor, sala médica, de fisioterapia, de vídeos… No se pudieron traer tantos jugadores. En el primer torneo nos metimos en la liguilla, el segundo no fue bien y en el tercero, con muchas lesiones, no llegaron los resultados. Fue mi primera experiencia como entrenador y estoy muy agradecido.

-Hablaba antes de Alves, de 39 años. Otros veteranos han ido a jugar a Estados Unidos o México. ¿Eso mejora la liga?

-A México le viene bien. A Pumas le hace falta ese tipo de jugadores. Alves gana con tanta juventud al lado, ellos quieren aprender y él puede transmitir. Físicamente está muy bien. Todos se benefician. Cuando llegan jugadores veteranos no significa que la liga se convierta en un cementerio de elefantes. De diez quizás dos salen mal, pero los otros ocho acaban siendo exitosos. Hay un delantero que se llama Gignac que es francés ya veterano y es uno de los referentes del campeonato. Todo ha cambiado, ahora los jugadores se cuidan más y juegan mejor más años.

04082022Paco Palencia

Ampliar

04082022Paco PalenciaJoan M. Bascu

-Uno de ellos, Lewandowski, ha fichado por el Barcelona. ¿Riesgo o chollo?

-El gol se está haciendo viejo. Los mayores goleadores tienen más de 33 años. Luis Suárez, Cristiano, Messi, Lewandoski o el mismo Gignac en México. Hay una brecha muy grande entre los jóvenes como Mbappé y Haaland y los que te he mencionado. Siempre fui de la mentalidad de que no hay que mirar el DNI. Hay que juzgar el rendimiento. Como entrenador es lo que hago. Puedes tener los 18 años de Mbappé en su momento y te rinde u otro de 35 y te marca igual diferencias. Hay que fijarse en cómo rinde, ahora todos se cuidan y saben lo que deben hacer. Los futbolistas son más conscientes de todo cuanto más mayores son.

-¿A usted le llamaban también viejo?

-Me lo decían de broma mis compañeros cuando jugaba en Pumas con 35 o 36 años. Fui el segundo capitán y luego el primero con 38 años. No notaban la edad que tenía. Hace poco me decían, si pareces que tengas la misma. Mantengo los hábitos, y eso es lo que hay que transmitirle a los jóvenes. Hay muchos ejemplos, como Joaquín, con 40 años y juega en un equipo de los mejores de la Liga. La conciencia del futbolista es mejor y dura más.

-¿El Palencia delantero jugaría con el Palencia entrenador?

-El fútbol evoluciona. Lo único que permanece en la vida es el cambio, y hay que adaptarse a él. Hace 20 años los entrenadores me decían dos cosas, pero en un 80% me tenía que buscar la vida. Lo hacía por experiencia, inspiración o intuición, pero no lo hacía por intención. Ahora, como entrenador les doy toda la información. Les digo donde estarán los espacios, que busquen los hombres libres, que junten las líneas… Ahora les ponemos nombre y apellido, pero siempre ha existido todo.

“El fútbol evoluciona. Lo único que permanece en la vida es el cambio, y hay que adaptarse a él”

-¿Qué haría usted si un delantero no quiere hacer todo lo que le pide un entrenador?

-Hay dos procesos importantes. Primero está el individual y luego el colectivo. Si mejoras el jugador mejoras el equipo, eso hay que tenerlo claro. No es un café o un agua, es mejor las dos cosas. Cuando un entrenador y un jugador colaboran, todo es mejor. No se puede decir tienes que hacer esto, esto y esto. Es mejor explicarle ‘mira, si haces esto y le añades tu talento, fíjate todo lo que puedes hacer’. Esto lo digo a título personal, no personalizo en ningún caso. Para mí hay que hablar con el jugador y gestionarlo, llevarlo a tu terreno, hacerle ver que será mejor.

-Volviendo al partido del domingo, usted jugó en el Camp Nou con el Espanyol. ¿Cómo lo recuerda?

-Estaba emocionado, acababa de llegar de una fecha FIFA. Se mueven muchas cosas en el derbi. Fui a la primera edición de Operación Triunfo a promocionarlo y al Real Club de Polo. Se mueve durante dos semanas. Fue una gran experiencia. En México hay rivalidad pero no existe esa convivencia. No hay esas reuniones. Jugar en el Camp Nou fue ilusionante. El estadio es muy bonito y me encantó jugarlo con el Espanyol, aunque perdimos.

Lewandowski.

Ampliar

Lewandowski.Ethan MillerAFP

-¿En México la gente es más del Barça o del Real Madrid?

-En México la gente está dividida en función de la edad. Yo crecí con Hugo Sánchez, así que me tiraba más el Real Madrid. Y luego jugué en el Espanyol, así que fíjese. A los de mi edad les entusiasma más el Madrid. Los que crecieron viendo a Rafa Márquez o al gran Barcelona de Guardiola se hicieron del club azulgrana, y ahora vuelven a ser del Madrid por todo lo que ganan. Ahora se ve toda la liga.

-Habla de Márquez, ahora el técnico del filial azulgrana. ¿Qué relación tiene con él?

-Jugamos varios años en la selección, a finales de los 90 y primeros del siglo XXI. A mí me quedaban ya pocos años en el equipo nacional. Él llegó al Mónaco cuando yo estaba en el Espanyol. Quedábamos para cenar a veces en Barcelona, siempre tuvimos buena relación. Y fuimos socios de un restaurante llamado La Coronella. Tenemos mucha comunicación, quedamos bastante. Ahora que lleva el Barça B seguimos en contacto también. Hablamos de fútbol, nos gusta, somos amigos y hablamos de manera desinteresada. Cómo haríamos una salida de balón, cómo solucionaríamos un problema… Ha estudiado, se ha preparado. Fue junto con Claudio Suárez el mejor central que ha habido en México. Le gusta sacar el balón jugado y a mí también. Tenemos empatía, podemos seguir creciendo juntos.

“Márquez es trabajador, está pendiente de sus jugadores, ha estudiado y se ha preparado… Le auguro un futuro prometedor”

-¿Qué carrera le augura?

-Márquez ha vivido mucho en Europa, conoce bien el fútbol de aquí, se ha preparado bastante bien y el Barça es una plataforma de despegue. Puede saltar a Primera División. Puede tener mercado en muchos sitios, especialmente en España. El seleccionador de Qatar estuvo en el Juvenil A del Barcelona, es un gran trampolín este club. Es trabajador, está pendiente de sus jugadores… Le auguro un futuro prometedor.

¿Y qué hace usted ahora mientras no entrena?

-Estoy en pausa, hay que esperar. Pero no estoy en el sofá. Me sigo preparando, sigo sentándome con entrenadores de Primera o Segunda, y es donde más aprendo. Me especialicé en liderazgo y coaching. Lo importante es tener un equilibrio táctico y de gestión de grupo. Al final me pagan por los resultados. Estoy formando además unos entrenadores a distancia en México dando charlas. Y trabajo para FOX Deportes donde transmito los partidos. Y eso me mantiene activo. Veo fútbol mexicano y fútbol español y europeo. Estoy en la vanguardia de lo que ocurre.